sábado, 16 de abril de 2011

Pierna de cordero lechal en su propio jugo

En esta receta no hay más misterio que la calidad del corderito lechal. Qué aún esté mamando y que sus padres coman pastos naturales.

Tras eso hay que poner la pìerna en una bandeja y untarla con un majado de ajo y perejil y una pincelada de aceite de oliva virgen extra. Se deja una hora con el majado y posteriormente se asa en una bandeja de horno con un poco de agua a 200º durante media hora, se le da la vuelta y se añade un vasito de vino blanco y un chorro de vinagre de vino blanco y se termina de cocer otra media hora aprox.

Tiene que quedar algo crujiente la piel.

Es un exquisito plato único que con un acompañamiento de ensalada de lechuga va más que sobrado para poder disfrutarlo en todo su explendor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada