jueves, 22 de septiembre de 2011

Patatas fritas al tomillo



Las patatas fritas son un acompañamiento exquisito pero no hay que abusar de él. Nunca las he colgado en el blog porque pensé..."si son rutinarias" pero creo que forman parte importante de nuestra dieta y como el blog se llama Dieta Mediterránea pues eso...

En esta ocasión las preparé para acompañar un buen lechazo y qué mejor que con otro toque..

Ingredientes

Patatas de buena calidad
AOVE
Sal rosa del himalaya
Perejil
Tomillo
2 dientes de ajo

Preparación

Se pone en una sartén profunda abundante AOVE (Aceite de oliva virgen extra..muchos me preguntáis) y cuando esté bien caliente (que no se queme, cuidado) se añaden los dientes de ajo con piel y todo, se sofríen un momento y se añaden las patatas (ya peladas y cortadas en trozos algo anchos), se baja el fuego y se mantienen friendo poco a poco (para que se hagan bien por dentro), tras unos minutos al fuego pinchamos una y si está bien tiernecita se sube el fuego para dorarlas un poco.

Se sacan a una bandeja con papel absorvente (que quite la grasa en su mayor parte) y se espolvorean con una cucharada de tomillo y 2 de perejil, sal..se da unas vueltas y listas...

Deliciosas!!

19 comentarios:

  1. Muy buenas, para comer a cualquier hora ó de acompañamiento,y todavia mejor si son de VALDERREDIBLE...Las conoces?
    Saludos...PILAR

    ResponderEliminar
  2. Claro....cómo no voy a conocer los productos de mi tierruca..jeje. No siempre las encuentro, eso sí.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. De vez en cuando se puede dar uno un pequeño homenaje, no??

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Que buenas las patatas. Mi chico siempre pide patatas fritas, es un adicto a ellas, yo intento que no las coma ten a menudo, pero no se puede resistir. La verdad son un manjar exquisito. Besiños

    ResponderEliminar
  5. Gracias por tu visita y tu comentario Evelyn...

    Besosss

    ResponderEliminar
  6. Nunca he probado la sal de Himalaya, ¿¿cómo sabe, cuál es su toque??
    He probado muchos tipos de sales y esta siempre se me ha resistido por diferentes azares del detino y la verdad es que tengo muchas ganas.

    Un abrazo. Entre fogones con David.

    ResponderEliminar
  7. Que buenas estas patatas, las he probado y quedan deliciosas, la verdad que gusta cambiar de sabores, no siempre lo mismo, me han gustado. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Me alegra os gusten...

    David...dicen que es la sal más natural y sana, eso es lo que me hace comprarla, más que el sabor (yo, personalmente, casi no tomo sal) pero te diría que creo que realza mucho el sabor de los alimentos (crudos o cocinados) y que su textura al ser no tan gorda como la marina ni tan fina como la refinada hace que nos la "encontremos" y así, en muchas ocasiones, se disfruta más.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. Me parece muy rico el toque del tomillo...como dicen, son peculiares, pero hay que darles vidilla para que cada vez, sean diferente...con este toque, creo que lo has conseguido y me ha gustado mucho! Seguro que con el lechazo estaban tb de muerte!:D
    un besitoo

    ResponderEliminar
  10. Que delicia de patatas, quien se las pudiera comer ahora mismo, y es que me encantan, me encantan, me encantan las patatas fritas.
    Besos. Lola

    ResponderEliminar
  11. que buenas, Carmen......q ganas me han entrado de hacelas......

    ResponderEliminar
  12. Que buena idea, con ajo y perejil si las he hecho pero con tomillo nunca..la próxima vez a probarlo¡¡¡

    Besitossss

    ResponderEliminar
  13. Que ricas Carmen! Para acompañar cualquier cosa... me gusta tu idea!

    ResponderEliminar
  14. Pues ya me contarás si te animas...espero te gusten.

    Besos

    ResponderEliminar